Cómo reducir la ansiedad

-Dormir en torno a ocho horas.

-Conviene comer sano y evitar digestiones pesadas.

-Organizar nuestro tiempo y las tareas para no sufrir continuos sobresaltos, olvidos importantes.

-Dejar el trabajo en la oficina.

-No llegar tarde a las citas.

-Saber seleccionar actividades cuando no podemos hacer todo.

-Tomar vacaciones y fines de semana como tiempo de ocio y descanso.

-Practicar deporte o actividad física moderada ayuda a relajarse, mejor si son en la naturaleza y con amigos. Es bueno caminar todos los días media hora.

-Afrontar los problemas decidiendo qué es lo mejor en cada caso.

-Tomar decisiones siguiendo un proceso lógico: planteamiento del problema, análisis de pros y contras, elección de la menos mala. Nunca volver atrás.

-No analizar continuamente el problema o las alternativas, esto produce ansiedad.

-El estrés que produce una situación depende de las consecuencias que prevemos, pero a veces exageramos las consecuencias negativas (hipervaloramos la probabilidad de que ocurra algo malo).

-Si estamos nerviosos entender que es natural y no preocuparnos aún más.

-Actuar con naturalidad.

-Hay que saber que los demás no perciben nuestros síntomas de ansiedad con la misma intensidad que los experimentamos.

-Es bueno pensar que los demás también tienen ansiedad y que no les condenamos por ello.

-Si hacemos bien una cosa, felicitarnos por ello.

-Si hacemos mal algo no echar balones fuera y pensar: “Esta vez lo he hecho mal, debo corregirlo”. Y hacerlo sin culpas.

-Reforzar las conductas positivas de las personas con sonrisas, pequeños gestos.

-Corregir las conductas negativas de los demás dándoles información a tiempo, pero sin broncas ni otros castigos.

-No sacar continuamente los problemas del pasado.

-Practicar la relajación con cierta asiduidad.

-Leer buenos libros de autoayuda para aprender a pensar bien.

-Exponerse poco a poco a las situaciones a las que tenemos pánico.

-Aprender a decir no.

-Practicar nuestras mejores habilidades sociales.

-Acudir a un buen especialista cuando sea necesario.

Qué es la ansiedad

La ansiedad es un proceso natural de activación fisiológica que hace movilizar a los seres humanos y otros animales ante el peligro. A esta respuesta también se la denomina lucha-huida. Así es como el propósito de la ansiedad es preparar nuestro organismo para protegernos luchando o huyendo del peligro u amenaza. Este sistema defensivo, necesario para la vida, se torna un problema cuando la respuesta es desadaptativa. Es decir, si el estímulo no reviste gravedad o no amenaza nuestra vida o integridad psicofísica nos encontramos ante una desadaptación que puede llegar a ser patológica.